Sándwich de no ir al colegio

Esta semana ha sido muy “Mamá, no quiero ir al colegio”. Nunca sabes lo que da de sí el tiempo hasta que no lo exprimes apuntándote a todo tipo de actividades y estos días hemos perdido vidas y ganado ojeras. Hubiéramos necesitado una madre (random) para tirarnos del edredón a las 8 de la mañana y tener la cena preparada a las 11 de la noche. Este sándwich es un homenaje al que nos hacía nuestra madre los días en que pasábamos por casa con el tiempo suficiente para cambiarnos de ropa y saludar.

Sándwich de atún en cinco minutos (+ 3)

El único requisito para que este sándwich salga bien es que el atún no sea de marca blanca. Para todo lo demás comprad lowcost sin remilgos. El pan es de avena, uno de centeno o con pipas le iría muy bien. Un poco de aceite de oliva virgen (en nuestro caso Oro de Bailén), el atún o bonito desmigado, pimientos del piquillo en tiras, medio huevo cocido (el +3 minutos del título) y un par de aceitunas en trocitos. Tapamos con la otra rebanada y a disfrutar.

Sándwich de atún con pimiento y huevo

Sándwich de atún con pimiento y huevo

Sándwich de atún con pimiento, huevo y aceitunas

La primera frase del post no era casual, la canción de este sándwich tenía que ser “Mamá no quiero ir al colegio” de los murcianicos Klaus&Kinski. Una pena que hayan tenido que elegir entre comer y hacer discos porque tienen mucho talento.

Mamá ya no quiero crecer, y ser adulto y trabajar,
Madre, no debí comprometerme con la vida en general.
Mamá, no quiero trabajar,
Mamá, ni responsabilidad,
Mamá, no me quiero levantar.

Happy Friday!

Anuncios